Notice: Undefined variable: navegador in /home/anteceso/public_html/movirede.php on line 50

Notice: Undefined variable: navegador in /home/anteceso/public_html/movirede.php on line 75
ENTREVISTA A CARLOS NÚà EZ

ENTREVISTA A CARLOS NÚÑEZ

Fotografía de Carlos Nuñez

EN GALICIA EL SENTIDO DE LA VIDA
VA EN EL SENTIDO DE LOS RÍOS

Entrevista realizada por José María Salinas,
Buenos Aires (Argentina)

La emigración es portadora de costumbres y de música, en el caso de Galicia está claro y en el caso de Irlanda por ejemplo también clarísimo, todo esto del claqué, del estado irlandés ¿dónde se inventó? pues en América, una exageración en el show. Y en el caso de Bretaña es un poco una especie de hermana gemela de Galicia, porque Bretaña es el país de Asterix y Obelix, es el país del mago Merlín, es el otro finis terre.

¿Qué es un finis-terre?

Un finis terre es un punto donde se termina la tierra: "finis terre". Los romanos cuando llegaron a Galicia parece que tenían pavor porque no se sabía que había más allá del finis terre, era el fin del mundo, -el fin del mundo-. Y más allá, lo que empezaba era el mar, empezaba un mundo de leyendas, de lo incierto, de sueños y resultó que lo que había más allá del mar era el paraíso. Por eso aún en la cabeza de todos los gallegos el paraíso está de este lado del mundo (en América). Hay mucha gente que aún hoy sigue viviendo en España de llevar una porción pequeñita de este paraíso en cada navidad. De hecho hay gallegos que viven en esa Galicia húmeda, donde decimos que nos sale musgo en los sobacos (prácticamente de la humedad que hay) y hay gallegos que vinieron para el paraíso. Gallegos como Julio Iglesias por ejemplo, que viven al calorcito de ahí de Miami y que una vez al año se dejan ver en Navidades recién llegados del paraíso, eso es algo muy fuerte que está en la cabeza de toda la gente. La idea del paraíso terrenal está de este lado del mundo, no está allá. Todas las casitas de Vigo no miran hacia el sol naciente, miran hacia el sol poniente, hacia las islas y hacia el mar que viene hacia aquí, así de claro.

En Galicia, por ejemplo, el sentido de la vida, es muy curioso, va en el sentido de los ríos. Casi todos los ríos van del interior hacia el sol poniente. Y es muy curioso pero en la música se ve como un proceso. Los ríos estos nacen en el interior y la música solía ser más arisca, más brava, más salvaje hacia el interior y, conforme va hacia la costa, se vuelve más mestiza, se vuelve más... es muy interesante esto.

En el fondo todas las músicas celtas se parecen mucho y es el mismo viaje, la misma experiencia pero desde puntos de vista diferentes, realmente es lo que me apasiona más.

Es un viaje que inicié desde pequeñito, cuando empecé a tocar con ocho años un instrumento como la gaita, como la flauta, probrecitos ellos, de una tradición pequeñita allí, de pronto descubrimos que no estamos solos que los gallegos tenemos otros hermanos allí en la música celta.

Con trece años fui por primera vez a Bretaña y allí, en el festival de Lorient pues descubro una gran familia "El ínter-celtismo" Los irlandeses, los escoceses, los galeses, los bretones y bueno, todos hablábamos lenguas diferentes pero la música era la misma, era un lenguaje común y bueno.

Después vino el conocimiento de los Chieftains, esos grandes maestros de la música irlandesa. Ellos me enseñaron a abrir otras puertas, a colaborar con músicos de otros estilos. Fueron años de grabaciones muy interesantes con Sinead O'Connor, Ray Cooder, recuerdo la primera vez que toqué en Estados Unidos con ellos, toqué con Los Who, The Who, es un grupo americano de rock and roll, de pronto yo ahí tocando la gaita y Los Who metiendo y decía bueno esto es fantástico, aquí estamos rompiendo moldes. Fue muy fuerte, en una época en la que aún en casa te preguntaba la gente "y bueno... ¿es posible tocar la gaita con otros instrumentos que no sean...?" - Pues mire usted, si supiera lo que acabo de vivir por ahí fuera -. Entonces todo eso lo he intentado ir aplicando en todos estos viajes.

¿Gratis, para la gente acaba saturando?

Ha sido tal la saturación desde el 96, que se desarrolló el primer disco de gaitas. Gaitas todo el tiempo en la televisión. Si las cosas están bien hechas, pues bien, pero si hay una sobresaturación, la gente se cansa.

En cambio en Bretaña no. Se ha acostumbrado a la gente a pagar una entrada. La gente hace un pequeño esfuerzo pero va, va al teatro, al concierto, entonces la música celta ahora mismo goza de una salud extraordinaria.

Todo se autofinancia, los artistas somos más independientes, el otro día tuvimos 7000 personas que pagaron allí unos precios increíbles. Bueno de alguna forma aquí, en otra medida por la crisis, pero aquí también se ve esa escuela de bueno, la música tiene que sobrevivir como todo el mundo.

Al final el intervencionismo ese de darlo todo gratis, quizá tenga partes positivas, teóricamente, pero tiene una parte negativa que es que yo creo que acaba quemando por sobre-exposición.

¿Hay gente que quiere ingresar a este mundo y no se le permiten?

Galicia está sufriendo un problema. Galicia teóricamente, está gobernada por un partido de derechas, pero que está utilizando sistemas teóricamente de izquierdas como es el intervencionismo cultural. ¿Qué sucede?, pues que hace ya algunos años se ha tendido a hacerlo todo gratis, todo pagado por el Estado, por la Xunta en este caso.

De festivales todo gratis, gratis, gratis y esto viene un poco del sistema tradicional de las fiestas, es algo que también existe en el sur de Italia.

Dicen: - "Las fiestas, eso tiene que ser gratis, la gente ¡cómo va a pagarla!". Entonces lo que se ha hecho, ha sido maleducar a la gente porque es todo gratis.

Pero realmente es el político el que decide lo que gusta.

¿Como te mueves para tus conciertos?

Mi estrategia ha sido muy clara: tocar en Galicia muy poco, hacer pocos conciertos pero muy buenos, de forma que a lo mejor toco sólo una vez al año o cada dos o tres años.

En cambio nos hemos dedicado más a abrir otros países. Ahora vamos a ir a tocar a Japón en diciembre, pero bueno ganar esas nuevas familias también ha sido un esfuerzo grande. Como ahora, estos conciertos que hacemos en Argentina pues prácticamente no vamos a ganar nada, incluso veníamos sabiendo que podíamos perder. Los viajes son terribles, pero es lo mismo, a veces hay que correr riesgos y yo creo que es bueno que las cosas se muevan.

<< INTERCELTISMO >>

Los bretones son gente que llevan muchos años estudiando todo lo que es el ínter-celtismo, la cultura de conocer todas las músicas celtas y conocer todas esas tradiciones. En estos años de investigación, descubrí un texto de la "Academie Celtic" (de la Academia Celta de París), que es una academia apadrinada por la esposa de Napoleón Bonaparte, que ya decía entonces, en pleno siglo XVIII, que hacía falta estudiar la música celta, había que estudiar esas tradiciones, a ver qué pasaba ahí.

Ya entonces, la música celta era una gran desconocida, todo el mundo hablaban de ella pero no se sabía que es lo que había y ahora mismo sigue siendo un terreno por explorar, lo del celtismo, los diferentes países celtas. Como el celtismo de Argentina, es algo por explorar.

Yo cuando me entero, cuando voy y le digo a los Bretones, que si se creen ellos que son los inventores del ínter-celtismo, que a principios del siglo XX ya se hacían aquí festivales de celtas con irlandeses, con escoceses, con gallegos y tal, se quedan epostufles como dicen ellos, no se lo pueden creer, es muy interesante.

¿Donde aparece Cantabria dentro del panorama de la música celta?

Eso es un punto clave. Fíjate, hace años quien gozaba del elixir de la pureza céltica era Escocia, en el siglo XIX excepto las composiciones clásicas, lo celta era Escocia. Escocia lo tenía todo, los castillos, las marmitas, la gaita con los tres cuernos para arriba, perfecto, era un Walt Disney de la música celta. Nadie conocía Irlanda.

Desde hace algunos años, Irlanda se ha puesto de moda y han sido los siguientes de la cadena. De pronto aparece Galicia también en el panorama y ya se reconoce Galicia también dentro. Hace muy poquito los bretones o había parte de bretones que decían: -no, no, la Galicia no se pa celtic, eso no está demostrado-

Después de Galicia, viene Asturias que dicen -también queremos estar en el festival de Lorient- y después de Asturias viene Cantabria, y después de Cantabria viene Italia del Norte que también tiene sus buenos celtas.

Entonces... es muy interesante, porque te das cuenta de que al final lo más importante, la música celta no es que los celtas la hayan tocado no es que esté demostrado. Un día el Presidente de Galicia Manuel Fraga me dijo en una cena -"amigo Núñez, no está demostrado eso de que la música celta exista, no está demostrado científicamente", y yo contesté -"hombre, Presidente, tampoco está demostrado que el Apóstol Santiago esté enterrado en la Catedral de Santiago porque no se sabe si es él o qué es lo que hay ahí, pero el mito ha funcionado", el Camino de Santiago es un mito que ha funcionado.

Yo creo que los mitos lo importante es si funcionan o no, y el mito de la música celta funciona desde hace mucho tiempo, muchos años y ya desde el siglo XIX en Galicia se habla de la música celta y desde hace muchos años en Italia del Norte necesitan soñar con la música celta para encontrar unas raíces, que a lo mejor perdieron.

Cantabria es lo mismo, como no vas a soñar allí con princesas y hadas. Es maravilloso porque te das cuenta que la música celta es un sueño ya universal, que ya es de todos. En Australia, es un poco como en Argentina, vas a encontrar escoceses, irlandeses, que también sueñan con la música celta. Es maravilloso como poco a poco se van creando esos vínculos comunes y ya la música celta es como el flamenco o el jazz, es un lenguaje común.

¿Es Alan Stivell uno de los inventores de la música celta?

Mucho antes de que Alan Stivell naciese la música celta ya existía y ya se hablaba de música celta. Había compositores clásicos en Galicia que ya hablaban de música celta en el siglo XIX, pues ya había cosas de inspiración. A principio del XX había gente como un pianista gallego que se llamaba Manuel Quiroga hacía "Alborada, Danza Celta".

A mí, Alan Stivell me llegó a través de mi padre. Mi padre estuvo exiliado en París en la época de Franco, estuvo en la Unión Soviética y después estuvo mucho tiempo en Francia y allí hubo un festival de solidaridad por los refugiados españoles, era muy famoso porque era una gran moda en aquel momento. Eran los años finales de los 60 y este hombre era una de las primeras estrellas a nivel internacional de la música celta.

Ese fue efectivamente, el primer momento en el que la música bretona se dio a conocer a nivel internacional. Pero lo que sucede con Stivell es que fue el primer portador desde Bretaña, ya desde que se conoció su primer disco (él era un adolescente de música con arpa), fue a entregarle a Sean O'Ríada en Irlanda -mi primer disco- (O'Ríada era el que en Irlanda dicen el inventor de la música celta ya en los años 50). Hemos recuperado en Bretaña el arpa celta que se había perdido, se ha recuperado en Irlanda, en cada país, pues al final yo creo que nadie es el inventor de la música celta y nadie tiene la exclusividad de un género, lo que pasa es que hay gente que en determinado momento tiene la suerte de ser un gran artista, tiene la suerte de que se hace muy conocido y claro eso ayuda.

Pero antes de Stivell, en Irlanda ya hubo grupos como los Chieftains. Yo cuando le preguntaba a Paddy Moloney de los Chieftains: ¿Alan Stivel? -"Oh yeah, Stivell uh, si le traje yo aquí a Irlanda siendo pequeñito y bailábamos el andró, aquí uh sí".

En esta música no hay compositores no es como la música clásica que dices este es el compositor de esta obra, es música universal, es una música donde todos aportan. Eso es y yo le he puesto esto mío y después otros van y lo siguen.

Y es que hablas con el viejo de turno como O'Ríada y te das cuenta de que es una materia, es como una tradición, es una materia que se va transformando y va pasando de mano en mano, de vidas en vidas.

¿Stivell ha sido un gran innovador dentro de la música celta?

Si, Stivell ha sido un hombre muy innovador, para mí lo más bonito ha sido poder grabar con Stivell. A mí, mi papá me hablaba de Stivell cuando yo era pequeño, bueno pues, en el disco nos hemos encontrado años después y vino a Galicia a grabar y es fantástico ha estado maravilloso, la relación con él y lo que me comenta.

¿La incorporación de esos contactos es interesante?

Pues claro que sí, porque yo creo que la información es algo importantísimo. Yo he sufrido un poco el oscurantismo que había también en esta música. Cuando yo empezaba a tocar había mucho oscurantismo, no era fácil acceder a las informaciones y yo recuerdo maestros gaiteros, gente mayor que yo, gente muy viejecita que me comentaba de maestros que se daban la vuelta cada vez que tenían que afinar, para que nadie les viese como era el secreto.

Ese oscurantismo de los viejos oficios. Yo no lo viví tan a fondo, aunque a mí en Galicia nadie me enseñó como había que hacer para ser músico profesional, a mí eso me lo enseñaron los Chieftains. Cuando tenía trece años, no me hacían caso, era demasiado pequeño y no hacían caso a mis sueños.

Bueno, pasó por allí Paddy Moloney de los Chieftains y me escuchó, y me hicieron caso, y me apoyaron. Me llevaron con ellos y me dieron la oportunidad de aprender y me llevaron de gira, eso es algo impagable para mí.

Eso mismo quise hacerlo en Galicia con otros jóvenes y, por ejemplo, hace tres años organizamos un curso en navidades para jóvenes talentos, chavales de doce a veintidós años, y la experiencia ha sido muy buena. En muy poco tiempo ves que sembrando un poco ya nacen unos árboles fantásticos, que dije: ¿porqué no hacemos lo mismo aquí en Buenos Aires?. Porque tengo la sensación de que aquí hay muchos árboles a punto de crecer, ahí fuerte veo, noto, mucha mucha ilusión, quizá mas ilusión de la que hay ahora mismo en Galicia.

En Galicia lo han tenido todo tan fácil ya hace unos años, en cambio aquí, pues quizá pues... eh... tienen esas ansias de saber y entonces eso yo también lo percibo y bueno pues ¿por qué no?

¿Es una tendencia lo de tocar rápido?

Sobre lo de tocar rápido había una anécdota, había un gaitero irlandés maravilloso que se llamaba Seamus Ennis, hombre de dos metros casi, enorme, con unos dedos maravillosos, el gran gaitero de Irlanda probablemente de principios de siglo XX, y le preguntaban: ¿Por qué usted toca tan rápido? y decía -"because I can" (porque yo puedo).

Sí es cierto que se ha producido una aceleración, pero es igual que en el flamenco y Paco de Lucía también lo ha llevado hasta el extremo y yo he grabado algún tema como -"Jigs and Bulls" en el segundo disco que va hasta el fondo, hasta donde los dedos pueden dar, hasta reventar los dedos. Pero bueno, es necesario vivir todas esas experiencias, pero a lo mejor, en otro momento de la vida lo que te pide el cuerpo es todo lo contrario.

Acabás de hablar de los puristas ... ¿qué pasa con la gaita midi?

Siempre digo "lo que me importa más, no es la paleta, si no lo que el pintor hace con la paleta". Hombre, el midi sabes que es un sistema que reproduce el sonido, que o bien copias o bien inventas nuevo.

A mí lo que me parece es una pena que ese chaval (Evia) toque la gaita escocesa, pues toca muy bien la gaita asturiana. Lo que suena si escucháis es una gaita escocesa, los gaiteros escoceses de los auténticos, y vais a ver toda una serie de cosas fantásticas ahí dentro de ese lenguaje.

Cada uno es muy libre de utilizar su paleta como quiera, yo creo que eso es muy importante, respetarse los unos a los otros. A mí me gusta más soplar y sufrir, pero insisto, lo importante no es la paleta, sino el pintor.

<< LA REUNIÓN DE BUENOS AIRES >>

Vamos a tener ahí una charla a fondo, voy a intentar transmitirles todo lo que pueda y después ellos que también le enseñen a otros chavales. Esa caricia es mutua y lo primero que llama la atención es la generosidad de la gente aquí. Precisamente, en momentos difíciles el ver como la gente hace un esfuerzo y va al teatro y va a escuchar música, eso es algo increíble, eso demuestra que hay un orden de prioridades en la vida, me parece algo fascinante, es algo único en el mundo; yo creo que eso demuestra, cuando hablábamos de europeismo, que aquí hay un europeismo mucho más arraigado que en la propia España, a ese nivel la gente va por delante, tienen una cultura... una cultura de la cultura.

Es algo que quizá, quién sabe si en España desapareció con la guerra civil. A veces la sensación que tengo estando aquí es como cuando la gente me habla de cómo eran las cosas en España antes de la guerra civil, antes de que se crease ese gran foso, un poco me lo imagino como Argentina, como Buenos Aires en concreto. Una multiplicidad ... y bueno, lo que sí tengo claro es que hay que volver otra vez a empezar aunque sea desde cero.

A Argentina venimos en una forma más modesta, venimos sólo en cuarteto, pero os prometo que vamos a entrar ahí como una apisonadora porque es una fórmula que estamos utilizando mucho en Francia, en giras por otros países, pues suena muy bien.

Ojalá algún día podamos hacer un Saint Patrick's aquí a lo grande.
Desde hace unos años en París, estamos montando un gran San Patricio, que es algo muy irlandés (de los irlandeses en Estados Unidos, allí en Nueva York). Lo de tocar con bandas de gaitas grandes se convierte, si juntas una forma un poco rock and roll detrás, en un sonido muy poderoso. Hacer ese sistema de sonido grande con gaitas, es una gran orquesta celta que nos ha permitido conquistar nuevos espacios.

¿Qué días van a ser los conciertos de Buenos Aires?

Cómo no, viernes, sábado..., y ha sido tal la expectación, que parece que hemos añadido una nueva... Caray y nosotros que pensábamos, "va a ser difícil con la crisis". Pues mira tú la gente que esta ahí, vamos, es impresionante, es impresionante...

¿Te habían contado lo que era?

Sí, te cuentan ahí Buenos Aires, muchos millones de habitantes, pues que como que la música celta iba a gustar aquí, vamos ni de broma, ni de broma, ni me imaginaba que iba a ser posible el tocar y no os imaginéis la ristra de irlandeses o escoceses que: -"Oh Carlos ¿cuándo nos llevas a tocar a la Argentina? ¿Cuándo?". Bueno, algún día, tú espérate, yo también he estado esperando mucho tiempo, hay algo ahí esperando, yo creo que algún día habrá que hacer el San Patrick's ese de París ¿eh?.

Yo le contaba a Carlos que lo había visto el año pasado en un estadio de Francia frente a unas ochenta mil personas, era una locura impresionante:
Algún día habría que ver también aquí un estadio de 50000 personas (el Monumental de River Plate por ejemplo).

Es que en Francia... el caso de Bretaña es muy interesante porque ha sido todo un ejemplo de trabajo bien hecho, de trabajo honesto, muy poco a poco, poco a poco. Por ejemplo, en Galicia no se ha visto esa forma de trabajar.

En Galicia hemos caído más en una forma de trabajar que me recuerda un poco a la Italia del Sur, de relaciones muy... favoritismos y cosa poco legal que aún se da en las formas de trabajar allá y que, en cambio, pues ves en Europa pues que la gente insiste más en hacer las cosas en forma legal, aunque sea más modestamente, poco a poco, poco a poco, en el caso de Galicia, se ha caído mucho en el error de querer conseguir ya los grandes sueños, de golpe y porrazo, a base de talonarios, pues venga los Rolling Stones, los traemos y nos gastamos y ¿qué? Pues te has gastado una millonada y eso no ha servido para nada, se han llevado el dinero y de ahí no ha quedado nada.

En cambio, Bretaña ha sido un ejemplo de tradición de música celta, muy poquito a poco y a base de festivales con muchos voluntarios, mucha gente que va arrimando y trabajando de forma que son como un ejército. Hoy en Bretaña tú dices -"Señores, concierto en París imaginaos si hiciésemos eso ahora, señores, concierto de música celta, vamos a juntarnos todos aquí eso, en el estadio de tal" y como un ejército ya salen todos ahí con sus banderitas ahí cada uno de los irlandeses, los bretones, etc., y se arma la gran fiesta.

Pera llegar hasta ahí, es el trabajo de muchos años. Bretaña ha empezado a soñar en celta hace mucho tiempo y ahora vive el resultado de su trabajo, modesto pero bien hecho, muy poquito a poco.

<< DISCOS DE CARLOS NUÑEZ >>

El primer disco, Irmandade das Estrelas, un poco fue el disco que yo creo que abrió la veda de todo esto en España. Se produjo una pequeña moda de gaiteros, fueron unos momentos allá por el año 96 cuando salió "a Irmandade" muy curioso, porque hasta era casi ridículo, casi cada multinacional trataba de fichar a un gaitero. Era la moda.

Después hice otro disco que se llamaba Os Amores Libres donde intenté (si en ese momento todo el mundo iba hacia la música celta, dije pues no señores, la música celta también tiene un sur y también hay un territorio ahí por explorar), la unión con el sur dentro el mundo (el contacto prohibido con el flamenco), en aquel momento estaba muy mal visto juntarse con el flamenco. Yo mismo me eduqué en esa imagen de que el Flamenco es el enemigo, es la España franquista. Franco, aunque era gallego, impulsó mucho el flamenco como idea de la España esa única. Y en fin es muy interesante, porque los mismos Chieftains me decían ¿por qué tú no tocas con flamencos?.

Entonces, efectivamente, conocí a Paco de Lucía, a todos los grandes maestros y vimos que era, que estaba cantado, o sea, eran los mismos ritmos, melodías muy semejantes y claro, pues, en la música celta se utilizaban un tipo de acompañamientos pero, ¿por qué nosotros no íbamos a explorar también en este camino de los flamencos, de esa armonía?.

El tercer disco fue un disco más pop, más orientado hacia las radios, Mayo Longo, una experiencia también muy interesante. Hubo mucha gente, pues imaginaos, quinceañeras que de pronto también les gustaba la gaita.

En España después, salió un recopilatorio, Todos Os Mundos, y ahora entra aquí la cuarta entrega Almas de finis terre. Tardé tres años en grabarlo, en los que estuve pues, prácticamente viviendo entre Bretaña y Galicia todo el tiempo, la conclusión es muy interesante, descubrir que Bretaña tiene prácticamente las mismas leyendas que existen en Galicia, pues al final son las mismas leyendas que existen en toda Europa.

Te das cuenta de que como que fue un sistema muy antiguo, sistemas de vida más rurales, más en contacto con la naturaleza. Hay países que han ido perdiendo, países ricos como Alemania o Inglaterra, han perdido sus tradiciones, le dices a un alemán: -cánteme usted una melodía tradicional-y no conocen, lo han perdido.

Te das cuenta de que otros países como Irlanda, que también fueron países pobres como nosotros, han sido grandes magos del marketing y se han dado cuenta de que la forma de hacerse universales es haciendo llegar a la gente sus cosas auténticas. Irlanda ha sido en los años 90 la gran exportadora de sueños, de brumas. Como nadie, han sido grandes maestros de vender esa parte intangible y yo creo que en Bretaña era un poco el país celta que quedaba ahí por descubrir. El hermano desconocido, el patito feo, pero que es un país apasionante no sólo por Asterix y Obelix, si no por una música fantástica, es una música muy profunda, realmente para escuchar por la noche.

¿Qué nos puedes contar del último trabajo?

El ultimo disco lo hemos grabado especialmente en el triángulo entre Bretaña, Galicia e Irlanda. El objetivo ha sido sobre todo el encontrar la emoción. Con Stivell, lo primero que hice fue traérmelo a Galicia, grabó en mi casa, nos dábamos paseos por esas playas de Galicia, claro, unos meses antes del Prestige, de la marea negra que Bretaña también había sufrido, fue otro hermano gemelo de Galicia a ese nivel...

¿Fue antes que lo de España?
Lo de la marea... lo del Prestige

¡Ah! claro, claro, sí, pero es que Bretaña ya había sufrido antes muchas mareas negras y entonces ya están muy sensibilizados a eso. Pues, desde Alan Stivell hasta Dan Ar Braz que había sido el director musical de la banda de Stivell (Dan Ar Braz, interpretando es un guitarrista maravilloso y compositor, creador de estas big bands de la música celta con gaitas escocesas, bombardas... este gran sonido), los bretones no dejan de ser franceses; que no nos escuchen pero son franceses, y los franceses sueñan todo a lo grande, Francia es un país que lo necesita todo en gran fórmula pues eso, tipo Versalles, bien francés, todo muy ordenado y muy grande.

La música celta también ahí es soñada en gran dimensión y este disco tiene un poco esa novedad de fórmula macro de la música celta, porque tú cuando escuchas la música de Irlanda, es una música en pequeño formato ¿me explico? el flamenco es pequeño formato, mucha tensión, o como el tango, es una cosa muy ahí íntima. En cambio, la música bretona, la nueva música bretona soñada, es una música gigante.

Yo pensaba que ese era el mayor gigantismo posible, pero me he encontrado con un país que aún sueña más grande que Bretaña y ese país es Italia del norte. Curiosamente, también estuvimos tocando hace unos meses en un festival a orillas del Mont Blanc, allí arriba, y era curioso, me recordaba mucho a Cantabria, a Asturias, es un celtismo que quizá como han perdido muchos sus tradiciones, ya es más soñado que real; el público va vestido como princesas, las chicas con flores aquí, con trajes, eso es, como el Walt Disney de la música celta.

The Three Pipers: mi sensación es la unión de las tres gaitas.
¿Cuál es el sentido del tema?
¿Es sólo unión o querias probar que se pueden llevar bien?

Era un viejo sueño el de juntar esas tres gaitas, la escocesa que para mí es el fuego, la irlandesa que es el agua y la gallega que es la tierra.

En lengua castellana se dice templar gaitas pues, hacer las paces, hacer la armonía, ser buen político, llegar a un consenso es templar gaitas.

Era muy difícil porque son como tres culturas diferentes y fue muy difícil, tardamos años en conseguirlo pero al final pusimos esos tres monstruos ahí en armonía, hicimos esas paces, para mí era todo un símbolo, especialmente porque estábamos en plena de guerra de Iraq y veías como los políticos no se ponían de acuerdo, en cambio, la música sí, hacíamos ese esfuerzo.

Pero ha sido fantástico, como se juntan ahí los armónicos de esas tres cornamusas. Para buscar esa emoción, estube grabando en lugares especiales.

Todo lo contrario que lo que vemos por la televisión. Esos en Operación Triunfo, en estas cosas de la música formateada, el estudio de grabación, el cantante siempre repitiendo.

Fuimos a grabar en plena naturaleza, grabamos en un barco, hicimos un viaje desde Vigo hasta Carantec en Bretaña. Se tarda un día, vimos ballenas por el camino, nos cogió una tempestad tremenda, unas olas muy grandes, pero había que ver como es el mundo de los marineros, este mundo de la música celta le debe mucho al mar. El mar es el corazón que mueve estos sueños, esta música. Grabamos en unas cuevas, las cuevas del Rey Cintolo, que es el rey Arturo en versión gallega, unas cuevas que tienen estalactitas, entonces nos metimos con espeleólogos hasta allí abajo.

¿La acústica totalmente distinta?

No hay estudio de grabación en el mundo... puedes pagar millonadas... Grandioso, un sitio natural... o con Jordi Savall, el gran maestro de la viola di gamba, de la música barroca, con ese gran monstruo... la viola di gamba es una especie de hombre de neandertal que desapareció, tiene un sonido estremecedor, precioso y lo grabamos a media noche en una iglesia románica en las montañas de Cataluña. A media noche solos en piel de gallina.

El anterior disco lo grabé con veintiocho años y este, ya pasamos de los treinta, entonces dicen que es la madurez pero yo no sé, no sé qué es, es cierto que la música tiene un poder fantástico de comunicación ahí, y quien sabe.

Igual, yo creo que la música de Bretaña es una música muy espiritual, muy profesional, es música a través de la cual se llega incluso, al trance. Hay un tipo de danzas, la danza que pienso que bailemos todos juntos en el concierto, el andró, esa sí es Asterix y Obelix total. La bailamos siempre en los conciertos, aunque sean teatros, la gente se empieza a coger de los dedos meñiques, una danza muy antigua, pues van dando vueltas es una serie de repeticiones, chicos, chicas, chicos, chicas, se liga muy bien, se conoce gente nueva, funciona de miedo y es una danza muy antigua y se llega hasta el estado del trance.

La hipnosis de esta música... Ojo, que la música me ha proporcionado la felicidad. Yo era una persona más, muy tímida, sigo siendo muy tímido lo que pasa es que quizás la música te va haciendo mas tímido valiente, vamos el tímido está ahí dentro y es impresionante... Yo no me imaginaba como iba a ser Argentina, tenia mucha curiosidad.

Carlos ¿Cómo ves que puedas llegar a ser quizás de los más comerciales del mundo?

Mira, esta misma gente que a lo mejor puede preguntarse eso, pues también puede decir, -"Caray Carlos en este disco ha sacado una gaita del siglo XIX y antigua que no se escuchaba antes".

Yo me considero un purista, en el sentido de que me encanta ir hacia atrás y rescatar desde las leyendas antiguas hasta sonoridades que se habían perdido y también saber reconocer qué voces que se habían perdido las encontramos en Argentina.

Eso es muy interesante. La música celta es un género abierto que está esperando a otro tipo de contacto. La música es como una catedral con estilos superpuestos como la catedral de Santiago, una parte medieval, después otra parte gótica, otra parte barroca, después hay una clásica y al final ¿Cuál es la auténtica? todas son, es un compendio.

Traducir pĂĄgina a:

<= VOLVER ATRÁS

Este sitio usa Cookies. Más información.
Si continĂșa navegando en este sitio acepta su uso. Salir.


Ahora puede entrar aquí desde el móvil.
Contenidos: Copyright © Antecesores.com
(Todos los derechos reservados).
Motor Moviredes © 2013 Antecesores.com